¿Qué estás buscando?

Descarbonización en empresas

Cambio Climático

Avances y retos en la descarbonización de las empresas

El proceso de descarbonización en las empresas ha cogido ritmo impulsado por la creciente preocupación por el cambio climático. De hecho, cada vez se percibe con mayor claridad ese compromiso del tejido productivo para reducir las emisiones de CO₂. ¿Quieres saber un poco más acerca del papel de las entidades en este ámbito?

Adiós al carbón en las empresas

La cifra de empresas verdes crece en paralelo a la aplicación de medidas políticas europeas, nacionales y regionales. A ambos sectores, empresarial y público, se une la ciudadanía, en la que también reside la responsabilidad de frenar el cambio climático.

Hay una clara percepción de que atravesamos una crisis climática y de la necesidad de una actitud activa. ¿Sabías que los combustibles fósiles aún representan el 82 % del consumo energético mundial? Por lo tanto, hay mucho margen de mejora hasta acercarnos a sociedades neutras en carbono.

¿Por qué es tan importante la descarbonización para el planeta?

La sostenibilidad de nuestro sistema está en juego. En este sentido, el freno a la subida de las temperaturas y a los fenómenos meteorológicos extremos pasa por implantar medidas decididas. La descarbonización en empresas es un pilar básico, ya que este sector impacta de manera significativa en la naturaleza.

¿Qué medidas se están tomando para descarbonizar la economía?

El año 2050 ha sido fijado por la Unión Europea (UE) como fecha límite para alcanzar el objetivo de neutralidad climática. Por lo tanto, quedan menos de tres décadas para conseguirlo. Ciudadanos, empresas y Administraciones tendrán que poner toda la carne en el asador. Cada contribución será un granito de arena en la línea del Acuerdo Verde Europeo. Esta es la principal estrategia para lograr los objetivos climáticos, junto a las medidas de calado internacional contempladas en el Acuerdo de París.

¿Qué es el Acuerdo de París?

Es un pacto de las Naciones Unidas firmado en 2015 y ratificado por nuestro país en 2017. Busca poner freno al cambio climático y, para ello, fija un límite de 2 °C de subida en comparación a los niveles preindustriales. En la misma línea, insta a todos los países a implantar estrategias a largo plazo para lograr esta meta. En su día, la UE tomó nota y lanzó un conjunto de medidas agrupadas en la publicación Energía limpia para todos los europeos.

¿Qué supone para las organizaciones?

Todo este contexto es una gran oportunidad empresarial, industrial y social para la economía española. Aplicar líneas estratégicas para la descarbonización supone avanzar en la consecución de una economía sostenible y respetuosa con el medioambiente. Además, implica alinear a los negocios con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Lograrlo supone poner en marcha medidas concretas para reducir las emisiones y el gasto energético. Además, requiere apostar por las energías renovables y adoptar nuevos valores y hábitos de comportamiento. Todos los sectores tienen que sumarse, desde el industrial al tecnológico, agrícola, financiero, logístico o retail.

En qué consiste el proceso de descarbonización en las empresas

Entender qué es el proceso de descarbonización en empresas requiere ahondar en el conocimiento de las medidas concretas. Estas se están implantando en todos los sectores y son numerosas, aunque, a veces, los esfuerzos no sean percibidos con claridad.

¿Se están reduciendo las emisiones ligadas a la actividad ganadera?

Gran parte de la sociedad demanda una mayor intensidad y velocidad en la puesta en marcha de estas medidas. Sea como sea, lo cierto es que el tejido productivo tiene el foco puesto sobre el sector ganadero. Este está siendo objeto de un importante escrutinio social, ya que es uno de los que más gases de efecto invernadero vierten a la atmósfera.

Las grandes producciones suponen una enorme emisión de gases y un consumo de agua prácticamente inasumible a largo plazo. En este sentido, el perjuicio para la naturaleza es doble, pues se traduce en calentamiento global y en una merma de recursos hídricos.

Las cifras hablan por sí solas: el 10 % de dichos gases son emitidos por rumiantes, principalmente vacas. Por lo tanto, la descarbonización en empresas en el sector agrícola pasa por replantearse el consumo de carne y el modelo actual de la ganadería. El desarrollo de la energía agrovoltaica se perfila también como una de las grandes oportunidades del sector.

¿Qué ocurre con la siderurgia y otros sectores industriales?

Otros de los sectores más perjudiciales son los que producen cemento, fertilizantes y metales. Por ejemplo, la fabricación de acero genera el 7 % de las emisiones mundiales de gases. En este contexto, muchas industrias apuestan ya por métodos productivos que recurren al hidrógeno en lugar de quemar carbón.

Aunque esa medida supone sobrecostes que rondan el 25 %, hay productoras líderes del sector conscientes de su importancia. Por ello, se decantan por un cambio de modelo, pues están convencidas de que es la única solución para la sostenibilidad.

¿Cuántas emisiones generan los viajes de trabajo?

Gran parte de las emisiones proviene de los viajes en avión. Por ello, serán necesarias acciones concretas para reducir tanto los viajes de trabajo como los turísticos. Esto incluye potenciar otros medios de transporte menos contaminantes.

¿Qué ocurre con la industrial textil y del retail?

Este sector también impacta de manera negativa en el medioambiente. Por este motivo, es fundamental apostar por la economía circular, es decir, reutilizar y reciclar. También será necesario reducir la producción y hacerla menos contaminante.

¿Son las energías verdes la solución?

Son una parte esencial de ella. Entre las medidas a adoptar, están el impulso del sector y el desarrollo y digitalización de las infraestructuras de producción y distribución. A esto hay que sumar las formas de almacenamiento eficiente.

¿Qué medidas tomará el sector financiero?

El sector de la inversión y las finanzas no está exento de todo este cambio de paradigma. De hecho, ya se está adaptando el sistema a estas exigencias. El escenario normativo europeo, por ejemplo, ha incluido iniciativas para lograr unas finanzas sostenibles.

Como has podido comprobar, la descarbonización en las empresas es un desafío de proporciones inmensas. No obstante, de la aplicación de medidas a largo plazo en todos los sectores de la economía depende el éxito de la lucha contra el cambio climático.

Más artículos

Actualidad

Con esta ampliación, la compañía abulense pretende consolidarse como la mayor plataforma de inversión en proyectos de energías renovables de España Gracias a la...

Energías Renovables

El efecto fotoeléctrico es un fenómeno que se produce cuando las partículas de luz (fotones, portadores de radiación electromagnética) impactan sobre un material y...

Cambio Climático

La energía nuclear es la que proviene de reacciones nucleares y se utiliza para obtener energía eléctrica, mecánica o térmica. Esta energía procede de...

Copyright © 2021 | Fundeen