¿Qué estás buscando?

Ribera navarra.

Energías Renovables

Navarra también promueve la participación local en proyectos de energías renovables

Navarra sigue los pasos de Islas Baleares y Cataluña y se suma al grupo de autonomías que han puesto en marcha herramientas legislativas para propiciar la participación local en los proyectos de energías renovables. Desde comienzos de abril está en vigor en la comunidad foral la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, una ambiciosa e innovadora norma cuya filosofía responde a la necesidad de promover la generación de alternativas energéticas limpias “minimizando el impacto ambiental”, tal como recoge su preámbulo. Aprobada por unanimidad en el parlamento regional, en su exhaustivo articulado figuran medidas específicas para que sean los propios habitantes del territorio los que se involucren en el desarrollo de estas instalaciones y en ellos repercuta el positivo retorno económico, social y ecológico. 

Así, el artículo 36 de la Ley establece en su punto 1 que las administraciones públicas de Navarra “incentivarán e impulsarán la participación local en instalaciones de energía renovable y promoverán la capacitación de la ciudadanía, las comunidades de energía renovable locales y otras entidades de la sociedad civil para fomentar su participación en el desarrollo y la gestión de los sistemas de energía renovable”.

Porcentajes de participación local en las ofertas de inversión

La ley considera proyectos de generación renovable con participación local aquellos en los que se acredite que se ha ofrecido de manera fehaciente la posibilidad de participar, en al menos el 51 % de la propiedad, a personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, radicadas en el municipio en el que se pretende situar su instalación o en los términos limítrofes y que consigan, al menos, la participación efectiva de un 20 %.

En el caso de que el proyecto se vehicule a través de una sociedad mercantil, el 40 % de la propiedad del proyecto se entiende como el 51 % de la sociedad vehicular. Si un mismo proyecto está articulado a través de varias sociedades, la apertura a la inversión local nunca podrá ser inferior al 51 % del total del valor nominal del conjunto de las acciones o participaciones de las sociedades vehiculares que lo componen.

La normativa navarra cataloga asimismo los  proyectos de generación renovable con participación local los promovidos por entidades que tengan la consideración de comunidades ciudadanas de energía o comunidades de energías renovables de acuerdo con el ordenamiento jurídico.

La oferta de participación local con las condiciones ya descritas es obligatoria siempre que el proyecto de generación renovable esté ubicado en el suelo público. Si no llegaran al 40 % del total el número de personas físicas o jurídicas interesadas, se ampliará la oferta a las radicadas en los municipios limítrofes. En caso de seguir sin agotarse ese porcentaje, se extenderá la oferta a particulares, instituciones y empresas radicadas en cualquier lugar de Navarra.

Un esquema muy similar al de Baleares

El esquema navarro es muy similar en este aspecto al que establece la normativa de las Islas Baleares y que ya se ha aplicado en proyectos de parques fotovoltaicos como los de Santa Eulalia y Son Sunyer/Las Andrevas, situados respectivamente en los municipios mallorquines de Santa Margalida, Palma y Sant Llorenç. La financiación de ambos se ha canalizado exitosamente a través de nuestra plataforma, Fundeen, referencia de inversión participativa del sector.

Y es que los deseos e intenciones de los poderes públicos -que no dejan de ser un reflejo de los de la sociedad- pueden plasmarse negro sobre blanco en los boletines oficiales, pero luego necesitan de fórmulas para concretarse, para traducirse a la realidad tangible. La propia naturaleza de Fundeen y sus herramientas tecnológicas y legales lo convierten en un instrumento especialmente idóneo para propiciar esa participación local. Nuestra plataforma permite la inversión con una barrera de entrada muy baja, de tan solo 500 euros, lo que abre la posibilidad de participación a bolsillos que nunca se hubieran imaginado poder acceder a productos que eran de oferta exclusiva para grandes compañías y fondos. 

Permite asimismo en su modalidad de equity crowdfunding que los usuarios, en este caso los vecinos, sean dueños de los parques a través de pequeñas participaciones en las sociedad, facilitando así que los promotores puedan encontrar inversores acordes a los requisitos de la Administración. Y todo con una interfaz sencilla y unos procedimientos que se adaptan al pequeño y mediano ahorrador y con una atención constante para aclarar cualquier duda.

En Fundeen también es posible acceder no obstante a productos de deuda. En Cataluña ofertamos a nuestros usuarios en fase de reserva de inversión sendos parques en los municipios tarraconenses de El Pla de Santa Maria y Vallmoll (Geoide III y II), en los que también tendrán prioridad de participación los vecinos.

Bolsa de terrenos y participación local

En el apartado dedicado a la participación local, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética compromete al Gobierno de Navarra para que en el plazo de un año apruebe un plan de acción para fomentar la implantación de comunidades ciudadanas de energía o comunidades de energías renovables, en colaboración con las entidades locales, para el desarrollo de la generación de energía de proximidad, impulsando la generación distribuida y el apoyo a la conversión de la ciudadanía navarra en prosumidores. Un neologismo, el de prosumidor, que identifica a aquellos consumidores que también participan de manera más o menos intensa en la producción del bien o el servicio. 

Asimismo, se contempla en el texto legal que el gobierno foral, bien a título individual o en colaboración con los ayuntamientos y otras entidades locales, cree una bolsa de terrenos donde sus propietarios puedan ponerlos a disposición del desarrollo de los proyectos de energías renovables cuya propiedad se oferte de manera prioritaria a los vecinos. También así Navarra promueve la participación local en energías renovables.

Conciliar intereses y ahuyentar recelos

Regulaciones como la navarra, la balear, la catalana u otras que preparan ya otros gobiernos y parlamentos autonómicos de España son puro Zeitgeist. Tras un tiempo en el que lo que importaba principalmente era promover y acelerar sin demasiados matices la transición energética, ahora la preocupación es que esa transición sea además justa y sostenible, también en lo geográfico. 

Siempre quedan vestigios de reticencias, pero pocas dudas hay ya de los beneficios para el interés general de abandonar las fuentes contaminantes, ser autosuficientes para garantizar un suministro estable y disponer de alternativas diversificadas y económicas. El reto, el siguiente peldaño en la escalinata, es hacerlo de tal manera que los habitantes de las zonas que albergan las instalaciones productoras no se vean damnificados en el proceso sino, todo lo contrario, sean los principales beneficiarios.

Nacho Bautista, nuestro CEO y cofundador, lo expresaba así en un artículo publicado en Invertia-El Español: “Que una cuota de la inversión en parques eólicos y solares se reserve necesariamente a los habitantes de los territorios en los que se emplazan (…) es una solución idónea para conciliar intereses y ahuyentar los recelos que identifican esta nueva industria como un elemento ajeno y extractivo. La población local es copartícipe e impulsora de los proyectos y accede así a unos ingresos con los que complementar su renta. Los beneficios que se quedan en casa van más allá de los empleos que generan la construcción y el mantenimiento o de las tasas que ingresan los ayuntamientos”.

Aunque no son desdeñables las oportunidades laborales que generan estas infraestructuras, la democratización de la propiedad establece un elemento disruptivo, como ya se empieza a notar en los territorios pioneros en la aplicación de este modelo. 

Así lo subraya Nacho Bautista en el mismo artículo: “El ciudadano que invierte en renovables de manera directa encuentra una vía para contribuir a un nuevo modelo energético y, además, obtiene un retorno económico por ello. Cambia el paradigma, se refuta el mensaje de que la batalla contra el cambio climático puede librarse únicamente a costa de renuncias personales cuya única recompensa es el bien de la colectividad futura y global. Al contrario, demuestra que también proporciona mejoras individuales, egoístas en el mejor sentido del término”.

Más artículos

Actualidad

Con esta ampliación, la compañía abulense pretende consolidarse como la mayor plataforma de inversión en proyectos de energías renovables de España Gracias a la...

Energías Renovables

El efecto fotoeléctrico es un fenómeno que se produce cuando las partículas de luz (fotones, portadores de radiación electromagnética) impactan sobre un material y...

Cambio Climático

La energía nuclear es la que proviene de reacciones nucleares y se utiliza para obtener energía eléctrica, mecánica o térmica. Esta energía procede de...

Copyright © 2021 | Fundeen